jueves, 30 de diciembre de 2010

Divino Tesoro


¡ Que la memoria preste atención !
Pues a ti, debo nuevamente recurrir, me tomarás de
la mano y por los laberintos del tiempo, me giarás
hasta mi destino.
El destino de recordar los buenos momentos, que he vivido e intentar vivirlos, una vez más. Y borrar aquellos, que mi mente ya borró.
Revivir, en mis viejos pensamientos, cansados de los años, pero frescos en el tiempo. Mis pensamientos, que me llenan de recuerdos, despiertan de un largo sueño y me acompañan en el presente,
mientras otros, se hunden en el abismo, que a la superficie, nunca más,
podrán llegar.
¡ Gracias memoria ! Has hecho que mi alma sonría, con la alegre sonrisa de la juventud, de los primeros años, que sin miedo enfrentábamos la vida.
Sin pensar en el después, sin pensar en el mañana; que suele ser ingraro y
que fácil llega e imposible de evitar.
¡ Tu sabes, memoria ! Que la audacia de la juventud, es la semilla del mañana.
¿ Que triste sería no tener mañana, no tener esperanzas, no tener sueños,
ni anhelos, ni nada que nos empuje para llegar al hoy ?
¡ Memoria:A coro digamos !
¡ Juventud, divino tesoro, gracias por no temer el mañana, gracias a ustedes tenemos el hoy !
Mario Beer-Sheva

lunes, 27 de diciembre de 2010

Nuevo, Fresco y Calmo


Los vientos del sur, corren por la seca tierra, que ni recuerdan el sabor del agua y en su correr, arrastran, cardos y yuyos, buscando un repara para poder parar
En su correr, van silbando una canción, recordando a mi amada, como llamándome, para que la libre, de la tentación de ir tras el viento, como se fue tras el hombre, creyendo que ahí estaba su felicidad.
Después del viento llegó la lluvia y la calma, florecieron las espigas y las flores y los árboles y todo se pintó de verde, nuevo, fresco y calmo.
Y el hombre, que me la robó, la echó de su lado; buscando nuevo, fresco y calmo.Y mi amada quedó en la soledad de la espera, esperando un nuevo viento, arrastrando la sequía y juntando cardos y yuyos y quizás un hombre que quiera llevarla.
El viento arrastra su nombre, de amante en soledad, de amante pidiendo
perdón y con hermosos juramentos, que nunca podrá cumplir.
La lluvia trajo verdor a la montaña, a los bosques, a los valles.
Todo era frescura, con olor a tierra mojada, regando todo a su paso, trayendo la vida, trayendo el amor.
Ya no se escucha sus gritos, pidiendo clemencia, su voz, con el tiempo, viene de una garganta que con los años enronqueció; tendrá que seguir
esperando, al hombre, que vendrá con los vientos del sur. Y puede ser, entonces, que cargue, con ella y junto con el viento, corran buscando el agua, que es dificil de hallar.
Ya no la escucho, tengo a quien escuchar; es una hermosa mujer que me
trajo: nuevo, fresco y calmo.
¿ Para que más ?
Mario Beer-Sheva

sábado, 25 de diciembre de 2010

Testigo Del Pasado


Es tan fácil volver a mi pasado. Sólo mirar sobre
mis hombros y el pasado, como tropel, desbocado, busca el presente, para revivir aquel ayer.
Recuerdos tristes, recuerdos alegres; todos quieren estar presente, todos temen que los olviden, todos temen morir, cuando yo no esté.
Y en esa retrospectiva, siempre, estás tu, Con tu tímida sonrisa, como pidiendo guardar el secreto de haberte enamorada de un hombre, que es pecado, ya que tiene una mujer, que lo espera, en otro corazón. Con tus labios, que temblaban, cuando besaban los míos, con poca experiencia,
mucho amor. Cuando en voz baja me preguntabas: ¿ cuando nos volveríamos a ver ? ¿ que sería de nuestro futuro ? ¿ que sería de mi mujer?
¡ Cuantas preguntas que tenías ! Pero callabas, porque tus temores, los cubrías, con el amor, que tu corazón, por mí sentía.
Y los dos cerrábamos, nuestros ojos y nuestras mentes, ante lo inevitable, que es el tiempo, que inexorablemente, avanzaba, alejándose de la realidad
Y un día, recobramos la razón, no podíamos seguir viviendo en el pecado,
nadie debía pagar nuestra culpa, por nuestro amor tardío, por nuestro amor prohibido, por algo que nunca debía haber ocurrido:
¡ Conocernos, ese fue nuestro gran error !
Y hoy, vuelvo a recordar el ayer y ahí estás tu; con tu tímida sonrisa, con tus labios que temblaban, con tantas dudas, miedos y preguntas; y yo sin respuestas que calmace y alegren tu vida, de haberte enamorado de un hombre como yo.
Los recuerdos galopan en tropel, buscando la luz del presente y tu siempre,
estás al frente, como testigo de la alegría y la tristeza, que puede llegar a producir un amor.
Mario Beer-Sheva

miércoles, 22 de diciembre de 2010

En El Puente


En cualquier momento, que te falten mis caricias, que mis manos exploraban, que te falten mis besos, que sin pudor, te daba, mis pensamientos, que en palabras, te susurraba; en cualquier momento puedes llamarme y pronto, estaré a tu lado, ya que
estamos encadenados, con eslabones de miel, por un dulce amor.
¡ Búscame, llámame !
En la alta montaña, con sus eternos, nevados picos.En el fondo del valle, junto a un arroyo, de agua clara y serpenteada. En las grandes ciudades o
en el pequeño oásis. En el fondo, misterioso, del mar o en los eternos hielos, que navegan a la deriva. Cuando escuches una canción, estaré en el pentagrama y en forma muy suave navegaré en tus sueños. Al amanecer
te recibiré en mis brazos y al acostarme, cubriré tu cuerpo, ahuyentaré tus
pesadillas y llamaré a las hadas, para que vigilen tu descanso.
¡ Búscame, llámame !
No dejes de hacerlo, no sufras por mi; somos dos cuerpos, en un cuerpo, estamos fundidos en el mismo crisol; no hagas caso de la gente, como pueden entender que haya tanto amor entre los dos. La distancia no es motivo, hay un puente que nos une, que es el puente del amor.
¡ Llámame y rápidamente, conectados por el puente, llegaré a tu corazón !
Mario Beer-Sheva

lunes, 20 de diciembre de 2010

Vino y Rosas


¡ Aquí me tienes ! En la puerta de tu casa, en una mano llevo dos copas y en la otra, una docena de rosas. Las rosas son para ti y las copas, esperando que tu pongas el vino, para brindar por los dos.
Has terminado tu carrera y comienza tu vida; es por eso que quiero brindar contigo y desearte en tu profesión, lo mejor de lo mejor.
Pon las rosas en un jarrón y descorcha una botella y al tin tin de las copas, brindemos por ti y por mi. El vino está siempre presente, en las mejores
ocasiones y puede ser que entibie nuestro cuerpo y nos de el coraje para declamar nuestro amor.
Mientras eras estudiante, nunca te dije que te quiero, pero hoy es el momento de decirlo en voz muy alta y escuchar de tus labios, el amor que veo en tus ojos y tus ojos no pueden esconder.
Tus ojos, que hablan por ti, los miro y me dan la razón; los dos nos amamos y por nuestro bien, levantemos las copas para sellar nuestro amor.
Las rosas, como un premio mayor, será la corona que tu lucirás y será el símbolo que marcará el inicio, en nuestro nido de amor.
En el futuro, seguramente, más brindis y flores, podrás recibir; pero estas,
amada mía, son las primeras y las más sinceras, que en tus bellas manos
tendrás.
Muchos años esperé este momento y hoy tengo la alegría de haberte hecho mía y dueña de mi corazón.
¡ Por siempre jamás !
Mario Beer-Sheva

domingo, 19 de diciembre de 2010

Pasado De Un Amor


Y si en algún momento, de un futuro no muy lejano, recibes en tu mente recuerdos de algún amor, de tu pasado, no lo confundas con el presente.
En tu pasado me encontrarás, porque tu pasado me
pertenece; mi boca y mis manos, recordarás seguramente, mis besos y mis caricias, que no te eran indiferentes, el calor de mi cuerpo, junto al tuyo, abrirá, en tu mente, gozos y suspiros que nunca, en otro cuerpo, pudiste encontrar.
Largas noches de amor, con suspiros y quejidos, con juramentos y promesas, esperando el amanecer, para que nuestros cuerpos encuentren
el descanso, hasta despertarnos, con el sol, en lo alto que marcaba el medio día y el desayuno, de este par de enamorados.
¡ Que hermosos recuerdos, de nuestro pasado ! ¡ Que hermosos recuerdos que están en nuestra mente, esperando la magia, de traerlo al presente !
¿ Porqué vivir en el presente ? ¡ Que es tan triste, tan deprimente !
Soy el dueño, soy el amo, de tu pasado, no dejes que nadie, quite de mi mente, lo que hemos vivido, lo que hemos amado. No me dejes sin recuerdos. ¿ Como vivir sin ellos ?
Si son ellos, justamente, lo que hace latir a nuestros corazones y mantenernos con vida y soñar, algunas veces, que el pasado regresa, con mezcla de presente.
No me interesa el futuro, no hago caso del presente. ¡ Pero venero el pasado por haberme dado, la suerte de conocerte !
Mario Beer-Sheva

viernes, 17 de diciembre de 2010

Redención


Temo la noche, como temo el olvido, son fantasmas que rondan mi cuarto, vigilan mi lecho. acosan mis sueños. Sus risas estridentes, auyentan mi descanso y dan paso al insomnio, que es
mi mayor enemigo.
El sol me avisa del nuevo día, de un día perdido ya que el cansancio no me permite trabajar y así me voy hundiendo, en la miseria, en la amargura;
sólo me queda el triste recuerdo, de un amor perdido, en las tinieblas de mi vida derrochada, de mi vida perdida, en los brazos de mujeres, que pertenecen a la noche, al alcohol, a la vida fácil, que desperdician todos los días, que olvidan su juventud, hasta que ella los deja, sin poder recuperar.
Son fantasmas, de mi pasado, que como una venganza, de recuerdos, se presentas y se burlan, de lo que quedó de mi vida; un triste despojo, un payaso que llora, un enfermo pidiendo piedad, cuando sabe que no tiene cura, a ese mal que lo aqueja.
Amada mía, son tus fantasmas, que no me dejan vivir. Les he suplicado, por haberte dejado y ellos me contestan con risas filosas, que hieren mi carne, atacan mi ser.
Me he enterado, que ella se ha dejado morir, por la pena de amor, cuando
la abandoné.
¡ Quisiera hacerla resucitar ! Pero no puedo cumplir.
¡ Quisiera dar mi vida, en lugar de ella ! Pero no puedo cumplir.
¡ Quisiera perder mi vida, para vivir junto a ella ! Pero no puedo cumplir.
Mientras, los fantasmas, con sus risas burlonas, me invitan que deje la vida y me una a ellos, como una carcajada final.
¡ Si, eso puedo hacer !
Espérame, amada mía, he comenzado el viaje que nos volverá a unir.
Mario Beer-Sheva

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Amigo Descansando


Hoy me faltan palabras o no las encuentro, para decirte, al píe de tu tumba, lo que has representado en este tiempo de amistad.
¿ Como se despide a un buen amigo, que fue confidente de mis desdichas y eco de mis triunfos ?
¿ Como se despide a un buen amigo, que escuché, atentamente, sus poemas y que gracias a ellos aprendí, el valor de la paz, el valor del amor ?
Tu me enseñaste que aquel, que en su corazón, lleva la guerra, en su sangre el odio y en su mirada el rencor; debo evitarlo y nunca tratarlo como un igual.
Hoy me faltan palabras, mañana extrañaré tus versos y siempre pensaré en ti. Tu te vas, pero quedan tus pensamientos, hechos versos, fijando palabras, escritas con el corazón. Sólo puedo agregar, que al irte de este mundo, dejas un testamento escrito con el alma, con el alma del amor.
Tu vida no fue en balde, has dejado esparcidas las semillas que un corazón como el tuyo, puede sembrar. No habrá viento que pueda llevarse tus palabras, que tu pluma inquieta dejó plasmado en el papel, que tu bondad
escribió.
Al píe de tu tumba, veo la tierra que, inexhorablemente, va cubrien la tapa de tu ataúd, pero no habrá tierra en el mundo que tape tus ideas, que olvide tus consejos y acabe con las enseñanzas de la virtud y el honor.
He encontrado las palabras para esta triste ocasión y las diré en vos muy alta y que sea el viento que se encargue de divulgarlas, como las palabras de un santo varón:
¡ Amigo, no has muerto, te has tomado un descanso, para escribir nuevos poemas, como sólo tu sabes hacer !
¡ Impacientes, esperamos tu regreso !
Mario Beer-Sheva

sábado, 11 de diciembre de 2010

El Sacrificio De Hacer


¡ Te diré lo que haré !

Correré, con todas las fuerzas que tengo, que mis piernas puedan llevarme, lo antes posible, muy lejos de ti.
Correré, hasta perderme, en la lejanía, en el polvo del camino,
en la niebla del tiempo, en que todo se olvida, en que todo se pierde, en el
recuerdo que no existe.
Correré, hasta que mi corazón, pida reposo por su cansancio y enfrie la pena del fuego de mi alma herida, de mi pasión, ya perdida, de tu cuerpo
olvidado.
Correré, hasta alejarme de tus besos, que tanto amé, de tus caricias, que tanto disfruté, de tus brazos que abrazaban mi cuerpo, mientras en mis oídos, dejabas palabras de un amor engañado, de un amor que no era real.
Correré, para alejarme de tus engaños, en tus poses estudiadas, en tu figura, que abría mi apetito y cerraba mi mente, ante el engaño evidente.
Correré, hasta caer desfallecido, cansado, destrozado, pero con la alegría, de haberte perdido de vista y ni el aroma de tu cuerpo, pueda oler.

No es fácil lo que me propongo. No es fácil conseguir la libertad, la independencia y caminar con la frente alta ante la sociedad. Quizás conseguiré un nuevo amor, quizás continuaré llorando por ti.

¡ Eso es lo que haré!
Mario Beer-Sheva
pensamientospoemas@gmail.com

viernes, 10 de diciembre de 2010

Sol. Luna. Estrellas.


¡ Deja, ya lo verás ! ¡ El tiempo, que es testigo, lo dirá !
Cuando el sol se enfríe, la luna esconda su
cara y las estrellas apaguen sus luces, será el
momento que te deje de amar. El sol, la luna
y las estrellas darán cuenta de un fenómeno sin igual.
Y cuando tu, visites tu templo, cuéntale a tu Di-s, y ni el lo podrá creer.
Nuestro amor, querida mía, es inmortal. Es más fácil que los astros desaparezcan, antes que muera nuestro amor. Hay
amores que comienzan con la vida y terminan con la muerte, pero la huella que han dejado en la tierra, se mantiene como los añejos árboles, las milenarias rocas y montañas o el misterio de los mares.
Nuestro amor es como el mar, que arroja sus aguas en la playa y después,
a las pocas horas las viene a buscar. Y así se repite, día a día, año a año, siglo a siglo, una constante de no terminar.
Nuestro amor, nació con los primeros soles, las primeras lunas, las primeras, luces de las estrellas, que alumbraron la tierra y dieron forma al hombre, para que pudiera amar, como nosotros nos amamos.
El sol, la luna, las estrellas, deben saberlo, nuestro amor, igual que ellas,
nacieron con el mundo y con el mundo morirán.
¡ Deja, ya lo verás ! ¡ El tiempo, que es testigo, lo dirá !
Mario Beer-Sheva

martes, 7 de diciembre de 2010

Juramento


Recuerdo todo, nada dejé de recordar, pero sólo cuento los recuerdos que puedo contar. Muchos de ellos los guardo, ya que así juré hacerlo y lo cumplo, la promesa debe ser respetada, ya que fue un acto de confianza y no debo perderla, la guardo muy junto, a mi corazón...
Y en algunos días tristes, como hoy, que me persiguen los recuerdos, hasta que el dolor llega a mi alma y mis ojos, inundados de lágrimas, piden a gritos la luz a mi memoria;en ese momento los traigo a la vida, para poder
disfrutar, gozar, vivir, nuevamente, amores que se han ido, pero han quedados prendidos, en el grito silencioso y reservado de mi juramento...
Que nadie diga que he roto una promesa, de amor. Mujeres que se han entregado y yo recibí con pasión, tan grato momento, hoy pueden vivir
tranquilas, porque mi boca, no se abrirá, para divulgar, romper o traicionar, los momentos vividos al calor del amor...
Justamente, son esos secretos, que hoy en el final de mi vida, salen de la niebla y ocupan el espacio, en mi mente, que como una película muda, me
recuerda, me entretiene, me hace viajar en el tiempo, gozando momentos
que tuvo mi vida...
Amé, con pasión y con pasión, me amaron. Entregué mi alma y mi cuerpo, sin reparo, sin verguenza y de ellas recibí la misma entrega y hoy puedo recordarlo, con una sonrisa en mis labios, un brillo en mis ojos, mi corazón abierto a tantos recuerdos, a tantas emociones...
¡ Sólo mi boca, clausurada !
¿ Que más puedo pedir ?
Mario Beer-Sheva

viernes, 3 de diciembre de 2010

Tiempo y Amor


Con el comienzo del siglo, comenzó nuestro amor. Y antes que el siglo termine...
Nuestros cuerpos, apresurados y curiosos, descubrían, día a día, sensaciones, exploraban y encontrában, fantasías, que hoy era una realidad.
Con suspiros, risas sofocadas, promesas alumbradas, juramentos de por vida, nuestra pasión
enloquecida, nuestras bocas sedientas, nuestras manos inquietas, hacía que nuestros corazones, marchen más de prisa, como queriendo salir de
nuestros pechos y mostrar la locura, que llamábamos amor.
La luna y su manto de estrellas, fueron testigos, noche a noche, de nuestro amor desbordado, casi salvaje, que como una ofrenda dedicábamos a la
pálida luna, hasta hacerla sonrojar.
Y de día, en lo alto de la montaña, en lo profundo del valle, en la orilla del
mar; dejábamos, como un presente, nuestra huella, como testido, que
estuvimos ahí.
El tiempo fue pasando, como lo hace habitualmente, el siglo fue avanzando
y nuestra pasión, que fue el fuego de nuestro interior, se fue entibiando, hasta que el calor, tapado por la nieve, congeló nuestro interior y así murió.
¿ Como mantener vivo un amor, que fue locura, que fue pasión, que nos desbordó ?
Ese tipo de amor, junto con el tiempo que pasa, debe, lentamente, transformarce en respeto, entrega y amistad.
Si así no fuera. ¡ Lo tuyo no es amor !
El siglo será testigo, el tiempo me dará la razón...
Mario Beer-Sheva

martes, 30 de noviembre de 2010

Soledad De Dos


La noche fría, oscura y solitaria, era mi compañera en la caminata sin destino, tiempo, retorno. Nadie me esperaba, salvo la soledad, vieja compañía mía.
A la deriva caminaba, gastando el tiempo, matando el ocio y pensando en nada. En nada tenía que pensar, en nada para recordar, en nada para olvidar.
En un banco, cubierta con cartones, juntando calor, ella estaba, con sus ojos abiertos, vigilando que no le pase un mal.
Una mujer de la calle, sin cobijo, sin techo, sin seguridad. Sentí en mi pecho ese dolor, del desposeído, del abandonado, que sólo la muerte puede
salvar; y que al irse, nadie la recordará.
Me pidió una limosna, plata no tenía, le convidé con un cigarrillo y a mi casa la llevé.
Bella mujer, de edad indefinida, de pocas palabras y mucho mirar.
Me preguntó: *¿que pretendes de mi? Soy joven y vieja, joven para morir, vieja para amar. En la calle está mi hogar; lo tuve y lo perdí, no quiero volver a tenerlo, lo volvería a perder. Me gusta la calle, sin obligación, sin
horario, sin nada que me preocupe, sin nada porque llorar, sin nada para olvidar*
Estas últimas palabras, abrió una brecha en mi consiencia y me adherí a su forma de hablar, que es mi forma de vivir, de tomar la vida de frente, con realismo, con valor.
De ahí en más, nació en nosotros una amistad, platónica, además.
De día, en mi departamento, sentados y hablando de cosas, sin importancia ni historia, o en silencio, respetando nuestro pensamientos, que no compartimos y dejando que las horas nos avisen que la noche está por comenzar. En la noche, salimos por las calles, tomados de la mano,
escudados en el silencio, que grita, con voz muda.
¡ La alegría de estar juntos, la alegría de vivir los dos !
Mario Beer-Sheva

sábado, 27 de noviembre de 2010

¿ Donde Están Mis Nietos ?


Hoy al levantarme y recordando el sueño, aún fresco en mi memoria, quise escribirlo, como rezongo de mi corazón y estando frente a mi ordenador, decidí no
comertarlo, no escribirlo, sufrirlo sólo, en mi interior.
Tengo dos hijas, que hace mucho me echaron de sus vidas, como los cachoros que al crecer olvidan y no reconocen a sus padres.
¿ Sus padres pueden olvidarlos ? Buena pregunta, no tengo respuesta.
A mis hijas, que tanto quise y hoy no se, les di todo lo que podía darle, desde
la mano, en sus primeros pasos, hasta la educación y el estudio, que terminaron en profesión.
No pedí nada a cambio, porque los padres no debemos pedir, debemos esperar a los años, que al pasar, recibir los honores de yernos, nietos y la gran felicidad de la vejez, no solitaria, acompañada del cariño de la vida que se va, junto a la familia que supimos formar.
Y yo esperé, nunca nada recibí, los años pasaron y no pude formar la familia que soñé.
Prometí no escribir sobre este tema, pero el fuego de mi corazón, necesito apagarlo y dejar escrito, esperando que algunas de ellas puedan leerlo.
Los años pasaron, los nietos no llegaron y mis sueños me acosan, como acusándome de algo que no alcanzo a comprender.
Quiero a mis hijas, con la misma fuerza de sus manitas tomando mi dedo,
en sus pasos primeros, por la vereda de la vida.
Nada quiero, nada pretendo, sólo la pregunta que morirá conmigo:
¿ Donde están mis nietos ?
Mario Beer-Sheva

viernes, 26 de noviembre de 2010

Para Caminar


Te he acompañado hasta donde termina el pueblo.
El pueblo que tu naciste, que te criaste y hoy hombre, decides abandonar, buscando una ruta que
te lleve al futuro y que tu, sólo, podrás manejar.
Como verás, hay dos caminos, uno es el dificil, el otro, llamado el fácil. Y tu tendrás que elegir.
Por el camino dificil, nada te faltará, pero tendrás que trabajar de sol a sol, o algo más. Será una lucha, de horas y horas, de meses o quizás de años, pero tu recompensa tendrás. Tu sudor, con orgullo ostentarás, tendrá el gusto de la miel, que se consigue con trabajo,
dedicación y respetando los tiempos, que la naturaleza dictó.
Por el camino fácil, muy transitado, desde ya, por aquellos que lo tomaron y regresaron, al poco tiempo, acompañados por la derrota, que no los quiso abandonar y los trajo de regreso, derrotados, al final.
Hijo mío: Te he criado, para el camino dificil y te he enseñado a manejar las herramientas, para que sepas usar. Por este camino, conocerás una vida digna de alcanzar, sin desmallar y tu recompensa en pocos años lo
notarás. Volverás al pueblo, de la manera que te vas, la frente en alto, tus manos limpias, tu mente fresca y lista para aprender, que no hay mejor
senda, que la senda del bien.
Si tomas el camino dificil, notarás que no tiene huellas, las huellas la harán
tus píes y cuando regreses, si lo mereces, como milagro verás que tus huellas están intactas. Si están borradas, por las mismas no podrás volver.
¡ Ve hijo y has el camino, demostrando quien eres, tus pasos estarás frescos
para que puedas volver !
Mario Beer-Sheva

jueves, 25 de noviembre de 2010

Es Tan Poco


Es tan poco lo que pido de ti...
Quiero ser quien te acompañe, en tus caminatas a la luz de la luna, mientras, asombrado, miro tus ojos y veo dos nuevas estrellas. Quiero caminar contigo, al sol y contemplar, con placer, tu morena piel, mientras hombres, que pasan a nuestro lado y en sus ojos veo, con orgullo, como espían tus movimientos, tu piel.
Quiero ser el dueño de los brazos, que en noches de invierno, abrigue tu cuerpo, vigile tu sueño, robarte algún beso, alguna caricia y esperar confiado el nuevo amanecer, el nuevo día y volver a saberte mía.
Quiero ser, quien festeje tus alegrías y te acompañe en tus tristezas.
Quiero ser tu hombro, tu bastón, tu confidente, tu guardián, tu oasis, tu
reposo. Eso es lo que quiero ser.
Es tan poco lo que pido de ti...
Morena, tu sangre de fuego, quema mis ojos, quema mis manos y tu me rechazas, no quieres compromisos, solo aventuras, pasajeras y efímeras, que no quede en ti la obligación de ser fiel, a un solo amor, a un solo hombre, a un solo querer.
Los años pasarán y tu belleza con ellos se irán; cuando eso ocurra, vuelve a mi y me encontrarás.
Es tan poco lo que pido de ti...
¡ Seguramente, esto lo recordarás !
Mario Beer-Sheva

martes, 23 de noviembre de 2010

La Rosa


En mis manos una rosa, bella flor recién cortada, de la planta, que con su savia le creo la
vida, la vida que quedó al alcance de las manos, que quieran cortarla.
Su color rojo morado, como la sangre de este enamorado, como la sangre de mi enamorada, a la que tanto amo.
Huelo el perfume, de la rosa, fresca, recién separada, de la planta que durante meses la alimentó y de un pequeño simiente, nació el pimpollo que se transformó en flor. Y hoy,
simplemente, corté el tallo, le separé las espinas, como quitando sus defensas, para que descanse en las manos de una bella mujer.
Su tallo corto, sus pétalos grandes, frescos y olorosos, parece invitarme al
*me quiere, mucho, poquito o nada*. Sin notar del sufrimiento de la flor, que durante tiempo bebió de la savia y que ahora encuentra la muerte en las manos de un enamorado, que duda del amor.
Mis ojos nublados, en mi pecho un dolor, mientras miro la rosa, huelo su aroma, la veo tan dócil e indefensa, confiada en su belleza, que de la muerte
no la salvará.
Tomo la rosa, la coloco en un florero, con agua fresca y limpia.
Me inclino hacia ella, dejo que mis lágrimas se mezclen con el agua.
¡ Y en un leve susurro, le pido perdón !
Mario Beer-Sheva

lunes, 22 de noviembre de 2010

Asturiana


Sólo presta atención, romántica asturiana. Has pasado por mi casa y un mensaje has dejado.Un mensaje de simpatía, ante la cruel situación de mi vida.
Tu pluma hábil y ligera, poniendo mucho empeño, me ha llenada de esperanza y me has dado la alegría, para cicatrizar mi herida. Cuanto te lo agradezco, asturiana de corazón, es
tanto mi agradecimiento, que me pregunto; como pude vivir esos años sin
escuchar tu voz, sin leer tus palabras que con tanta sabiduría, le habla a mi
corazón.
Hace poco que te conosco y eras parte de mis poemas, que los escribo pensando en vos. Pero no te asombres, eres una amiga que recurro en los
amargos días y en las pocas alegrías, que como una limosna voy juntando y
espero, algún día, en tu presencia, entregártelas como si fueran medallas de alto honor.
Te pido permiso, quiero llamarte amiga, quiero que seas mi hombro, mi bastón, mi sostén, quiero que seas el oído, que atento escucha, los dolores
de mi corazón, al faltar el amor.
Asturiana, colecciono tus *besin*, que me dejas al pasar y como yo soy de otro país, con costumbres distintas, te envío un gran abrazo y levanto la
copa del brindis y te dejo esto, como un poema, ante la nueva y larga amistad.
Mario Beer-Sheva

Anónimo


Hoy quiero escribir algo que sea anónimo, que tu, amigo lector, ignores quien lo escribió, ignores de donde viene la historia y que destino lleva.
¡ Pero es imposible !
Quiero mostrar mi rostro, contar mis penas, comentar mis angustias, llorar mi dolor.
No puedo pasar, en forma anónima, este amor tremendo, que vive en mi. Que no me deja descansar y sólo machaca, sobre mi corazón herido, el amor que perdí y que hoy, al recordarlo, debo callar en lugar de gritarlo, a
pleno pulmón, para que los gritos, en forma de aullidos, lleguen a los oídos, de todos aquellos que quieran oír.
¡ Pero es imposible !
No puedo hacerlo, no puedo tragar mi desesperación, pasar a su lado, morder mis labios y en mi garganta retener el grito, el grito, sincero, el grito de amor.
Es sabido que el amor genuino necesita alas y poder volar; y al volar ir
pregonando la alegría, la alegría de un amor de verdad. De un amor profundo, como un abismo sin fondo, sin final.
¡ Pero es imposible !
Amigo lector, tu que hace años me sigues, fiel a mis escritos, poemas, confesiones y muchas veces secretos, en ti puedo confiar. Acércate y en tu
oído depositaré el secreto que viviendo en mi corazón, es el que alimenta
mi vida. Sin él, moriré, es el aire, que respiro y me da fuerzas, para seguir, esperando, que algún día, vuelva a mi.
¡ Escucha bien, su nombre, presta atención, no creo tener fuerzas de volver
a repetir !
¡ Pero es imposible ! ¿ Es tan importante su nombre ? Bien, aqui lo tienes,
su nombre:
¡ Su nombre es amor !
Mario Beer-Sheva

viernes, 19 de noviembre de 2010

Un Daño De Amor


Ya te has ido, ya no estás. Te agradezco los recuerdos que me has dejado, de tu paso por mi vida. El rencor de mi alma, la locura de mi mente, el
gusto a hiel, en mi boca, mi corazón, con una herida abierta, que grita con locura, sin pausa y en todo momento.
¿ Grita de dolor o grita, repitiendo tu nombre ?
Ya te has ido y me has dejado con mi castigo, por haber amado una perdida, como eres tu.
Ya no estás, no me debe interesar, pero me interesa, porque no te puedo olvidar. Todo me recuerda, a ti, a la vida que vivimos, al amor que nos dimos, a los juramentos que nunca cumplimos, a las horas que te tuve en mis brazos, a las noches que espiaba tus sueños y al amanecer, cuando la luz alumbraba tu pelo, yo creía que era una corona, que descansaba en tu frente. ¡ El error destrozó mi vida !
He quedado solo con los recuerdos, recuerdos que no podré borrar, recordaré tus ojos, que miraba con tanto amor y buscaba como hundirme,
en ellos, hasta tocar tu corazón, hasta ver tu alma, que no conocía, hasta hablar al amor, que en ti vivia y nada pude encontrar, porque no tenías.
Sólo ha quedado en mi, la angustia, de saberme burlado, del tiempo perdido, de las mentiras, escuchadas, de mis palabras sinceras. Tan sinceras, como las palabras que crea el hombre enamorado y se las entrega a su amada, como ofrenda de amor.
¡ Ya todo pasó, ahora es cuestión de esperar y llorar en silencio !
Sólo una cosa, qusiera saber:
¿ Que tiempo es necesario, para cicatrizar un daño de amor ?
Mario Beer-Sheva

jueves, 18 de noviembre de 2010

El Rostro Oculto Del Poeta


Al faltarme tú, me falta el consuelo del alma mía. La sonrisa, dibujada en mis labios, que adorna mi rostro y veo la vida con gran alegría. El consuelo de saberte a mi lado, me acompaña de noche y de día...
Tu no estás y eso hace que me falte la inspiración, para crear poemas, que alaben el amor. Me siento como un pintor, sin lienzo y sin lugar donde plasmar su color.
¿ Pintar la belleza en el aire ? ¡ Pues no señor, no es trabajo para un artista!...
Pero así es mi vida, la vida del escritor, que con su pluma produce magia
y con su magia transforma pena por alegría, lágrimas por sonrisas, dolor por pasión. Y algunos de ellos, muy avezados, estando lloviendo hacen aparecer el sol y en noches oscuras, llaman a la luna para que alumbre su inspiración...
¡ Soy poeta ! Con orgullo, me presento, varios versos me acompañan, que los recito, según la ocasión. Son todos versos, para el amor, algunos alegres, otros no, algunos para perdonar, otros para olvidar. Pero todos ellos, harán marchar más de prisa el corazón, que transforma el rencor en amor, donde duerme el cariño, donde descansa, agazapado, la ilusión de un mundo mejor...
¡ Si señora, si señor, soy poeta !
Pero debo confesar, que en mi cara hay una máscara, que sonríe sin cesar.
Y tras ella, vive mi rostro, que recuerda los amores que he perdido y que
nunca pude olvidar...
Mario Beer-Sheva

lunes, 15 de noviembre de 2010

Cuarenta Años


Hoy estoy de cumpleaños y con ustedes, anónimos lectores, que siguen mis escritos, quiero festejarlos.
Cuarenta años cumplo, los primeros cuarenta y
seguramente los últimos;cuarenta años que perdí a un gran amor y cuarenta años que la extraño.
Día a dia la recuerdo, recuerdo su dulzura, su voz aterciopelada, su suave piel, que invitaba al amor, sus ojos, muchas veces con lágrimas, por haber
sido cruel con ella y en minutos, me perdonaba, en nombre del amor.
Así fue, queridos lectores, su alma que no conocía el odio, su corazón que
no sabía de rencor y su sonrisa, que competía con el sol.
Cuarenta años, sin olvidarla, cuarenta años que no quise olvidar y así paso
los días, recordando su silueta, su silueta de cristal, la veo, como en un sueño saliendo del colegio y yo esperándola, en el bar.
Escuchaba sus pasos y sabía que era ella, siempre apurada, para besar mi boca y enseguida ir a estudiar.
En estos cuarenta años, son muchos los pasos que he escuchado, pero nadie camina como ella, su boca, sus besos, fueron únicos, tan tiernos y sus
entregas de pasión.
Tu nombre, Pompeya, que pronuncio como un rezo, pero no calma mi
arrepentimiento, llevo el estigma como un castigo, que el Soberano, me condenó.
Hoy, a los cuarenta años, de recibir mi condena y mis lectores, como testigos, quiero que no pienses en los años, que disfrutes de los tuyos junto
a un hombre, honesto y serio, que te haga feliz.
¿ Honesto y serio ? ¡ No lo esperes de mi !
Mario Beer-Sheva

No Pronunciaré Tu Nombre


No pronunciaré tu nombre, nuestro amor es un amor prohibido.
Ni en sueños, hablaré de ti y al despertar tendré, muy presente, que ni tu nombre, ni tu
dirección, ni tu estado civil. Todo eso es parte de nuestros pecados prohibidos, que deberán
vivir en un rincón, de nuestros oscuros corazones.
Nuestros corazones, que el amor dejó ciego, mudo y sordo, para vivir sólo, nuestra pasión desenfrenada, nuestra pasión desmadrada, que nos arrastra en la corriente, como un río indomable.
Tu nombre será el secreto, mejor guardado, que un enamorado pueda guardar. Tus besos, vigilarán mi boca y de ella no saldrá un suspiro, si tu así lo deseas.
No pronunciaré tu nombre, aunque ello me cueste la vida y cuando nos
crucemos por la calle, ni un simple saludo, esperes de mi.
Amores prohibidos, un manjar que no se olvida, una sensación imposible de describir, es la aventura del hombre, es volver a vivir, nuevamente ser
joven, con la experiencia del hoy, volver al ayer.
Los amores prohibidos, no tienen nombre, no tienen porque tener, sus vidas son los minutos, las horas o los días, en que se pueden ver. Lugares sin nombre, que no hay que recordar, habitaciones sin lujos, solo lo necesario, para mantener los amores, que siendo prohibido, causan tanto placer.
No pronunciaré tu nombre. ¡ Además no lo recuerdo !
¿ Podrás tu creer ?
Mario Beer-Sheva

domingo, 14 de noviembre de 2010

Para Amar de Verdad


Cuando mis manos tiemblan, mi vista se nubla y mi mente, se niega a pensar, sin verte, se que estás a mi lado. Mi corazón, más ligero, late de emoción, mi olfato, no se equivoca.
¡ Tu estás junto a mi !
Te tomo de las manos y las llevo a mis labios, las beso, como si fuera adoración y ellas responden con carisias y juegos, que
alimentan mi pasión. A mi garganta le faltan palabras para describir la emoción; nuestro amor es tan grande, que no nos alcanza una vida, para vivir nuestro idilio, para gastar nuestro amor.
¡ Bebo tus labios, con la sed del peregrino, que busca el oasis, en el seco
desierto !
Mis manos, en tus cabellos, buscan la dicha y la fortuna de ser el amo de
tu corazón y tu sonríes, mostrando tus dientes como perlas, del blanco coral.
¡ Me haces feliz, amada mía, tan feliz que hasta tengo miedo que sea un sueño de mi imaginación !
Tomando coraje, abro los ojos y con grata sorpresa, confirmo que eres real
no eres un sueño, eres mía, sólo mía, desde hoy hasta el final.
Y cuando los años estén pasando, nosotros, a viva voz, gritaremos a los vientos, de la montaña al mar, pregonando nuestros sentimientos, para que todos los sepan, como es:
¡ Amar de verdad !
Mario Beer-Sheva

jueves, 11 de noviembre de 2010

El Amor De Un Poeta


Señora, le pido disculpas el haber golpeado a su puerta, ocurre
que soy poeta y a mis sensibles oídos, ha llegado la noticia, que su marido se fue, por otra vida, tal vez. Y usted, al quedarse sola, en esta enorme mansión, busca un querer, para que mate
su ocio y la haga mujer.
Usted quiere, el consuelo de la noche, que es solitario y triste,que juntos exploren la luna, contemplen las estrellas y vean salir al sol.
Y es por eso, estimada señora, que en su puerta estoy, como le dije soy poeta y como buen poeta, entendemos las cosas del corazón. Me ofresco, señora, a ser quien comparte su vida o por algunos días, quizás.
Soy instruido y tierno para el amor. Nadie escribe mejor que yo, leo la música y si es romántica, mejor, entiendo de pinturas y libros. Pero sobre todo, mi estimada, entiendo de almas, alegrías y buenos momentos, que habitan en el corazón. Al oír sus latidos, ese idioma complejo, para muchos misteriosos, puedo traducirlo como un idioma universal.
¡ El idioma del amor !
De usted hay sólo una cosa, que necesito y se lo aclaro desde ya.
¡ Me enamoro con facilidad ! No se preocupe, es mal de familia. Recuerdo que mi madre, cuidaba a mi padre, lo mimaba y lo vigilaba para que no se
enamore, era de fácil enamoramiento, tal es así, que pocas veces, se enamoró.
Y después de esta pequeña referencia, le comento, que estaré atento de su
opinión, me retiro, esperando sus noticias, para ejercer mi funsión.
¡ Gracias por escucharme, ha sido todo un placer, para los dos !
Mario Beer-Sheva

miércoles, 10 de noviembre de 2010

No Me Mires


Cuando me veas por la calle, no me hables, por favor, yo esconderé mi rostro para no saludarte y hacerme ilusiones que no me has visto, como estoy.
La droga, que adormece, el alcohol que calma mi temblor y el tabaco, que serena mis nervios, así estoy viviendo, desde que te fuiste, dejándome abandonado, mi amor.
Si no fuera cobarde, con mi vida terminaría, si no fuera cobarde, tu no me hubieras abandonado. Yo hubiera dejado mi familia y hubiera corrido tras de ti, hoy tu no estás y yo estoy solo, sólo con mis recuerdos, que de nada sirven.
¡ Fui un cobarde, le tuve miedo a la vida y te dejé ir !
Sin saber, que vivir sin ti, era imposible. Y quedé solo, sin tu amor, sin el
hogar, sin mis amigos, que cuando los veo, dan vuelta la cara para no verme llorar.
Si me ves por la calle, no tengas piedad de mi, mi desgracia, yo la he buscado y hoy no quiero que me veas, me daría mucha verguenza, ver tus lágrimas y que tengas lástima de mi.
Estoy condenado, por cobarde, a vivir como vivo y este será mi castigo, hasta el fin de mis días, mientras, viviré escondido de tus ojos que me acechan, que me juzgan por no haberme comprendido.
Si me ves por la calle, no me hables, no me mires, da vuelta la cara.
¡ Sólo esto te pido !
Mario Beer-Sheva

lunes, 8 de noviembre de 2010

Cuando Recuerdes


Cuando el sol se enfríe y la luna pierda su brillo.
¡ En ese momento te dejaré de amar !
Cuando las estrellas se escondan trás el horizonte.
¡ Será cuando no te querré más !
Cuando los mares se sequen y los barcos pierdan su valor.
¡ Justo, mis besos, dejarán de tener el calor, de hoy !
Cuando el cielo se junte con la tierra y los caminos serán de algodón.
¡ No dudes, será que mi amor terminó !
Cuando las flores de la primavera, estén presente todo el año.
¡ Pregúntame si te amo, puede ser que no !
Cuando termine la guerra, el placer al poder y el dinero, que corrompe.
¡ Notarás, por mi cara, que mi amor murió. !
Si nada de esto ocurre, mi amor será eterno, te amaré con tu presencia,
con tu ausencia, en mis noches de sueños, que son pesadillas, porque tu
no estás. Tu eres como un tatuaje, en mi corazón, te llevo prendida, en mi
alma, tu no eres parte de mi vida, eres la vida en sí.
¡ Recuérdame, sólo recuérdame !
Y yo podré vivir.
Mario Beer-Sheva

sábado, 6 de noviembre de 2010

Amor, Sólo Amor


El amor, ese magnífico sentimiento, que todos llevamos con nosotros y algunos lo tenemos encerrado, en nuestro ser, con la tonta idea de tener verguenza y no hacerlo ver.
Mostrarlo al sol, enseñarle la luna, que vea las estrellas, que huela el perfume, de una primavera en flor. Que conozca la nieve, en su blancura y esplendor, que conozca el arco iris, esos colores magníficos que la naturaleza nos regaló. Llevarlo a la costa del mar, con su interminable horizonte, que sepa lo que significa la risa, que no tiene dolor y el llanto,
por sufrir de amor.
¿ Porqué encerrar el amor ? Si es el sentimiento más humilde y más fuerte, que al nacer, nuestra madre nos inculcó. Y al crecer, creció con nosotros y
hasta la tumba nos acompañó.
¡ El amor ! El único sentimiento más fuerte que la ira y el dolor, que no sabe de venganza, no sabe de rencor, ignora la distancia y al tiempo, lo
pelea, ganándole en cada ocasión.
¡ El amor ! Que no sabe de años, que puede inmolarse, por un querer, que te hace sentir joven, que prende la pasión, con besos y caricias y con gran ternura, abarca el corazón.
¡ El amor ! Te calma la ansiedad, recupera la ilusión, es sostén en tu vida,
lleva las ansias de formar una familia, de transmitir una felicidad, de crear un destino, de luchar por una ilusión.
¡ Pobre de aquellos, que nunca mostraron amor !
¿ Muertos en vida ?
¡ Ellos son !
Mario Beer-Sheva

viernes, 5 de noviembre de 2010

La Verdad Sobre La Mesa


¡ Pongamos la verdad sobre la mesa y hablemos claro !
Estoy dispuesto a ser tu amigo, tu confidente, tu consejero.
Estoy dispuesto a poner el hombro y te apoyes en él, cuando lo necesites y pondré el pecho, para que busques refugio, ante un desconsuelo, mis oídos, te pertenecerán y estarán atentos a tus risas, o a tus sollozos, te escucharé con calma y te aconsejaré, según mi juicio y experiencia.
¡ Todo esto lo haré, porque somos amigos !
Tu eres casada y tienes marido, no debes olvidar, por tu bien y por el temor a Di-s.
Yo podré festejar, contigo, tus triunfos y consolarte en tus derrotas, que
todos las tenemos, pero nunca esperes mis besos y mis caricias, porque no seré tu amante.
No esperes, que en las noches de frio me acerque a tu lecho y abrase tu
cuerpo, tu marido se encargará de darte el calor, que abriga tu cuerpo y abriga tu alma.
Yo seré tu amigo, tu amigo incondicional, no habrá horario ni tiempo, en todo momento estaré para ti.
Sólo una cosa, te pediré, que no me falten tus versos, hermosos y profundos, que en mi alma, abre la puerta, al recuerdo, la añoranza, a los años que han pasado y con ellos vuelvo al ayer.
¡ Con la verdad hemos servido la mesa !
¡ Juntos, disfrutemos de este manjar !
Mario Beer-Sheva

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Si Buscas, Me Encontrarás


¡ Si quieres encontrarme, búscame y me encontrarás:
En una pareja, donde los ojos indiscretos no puedan llegar. Con abrazos y besos profundos, manos inquietas, buscando el placer que ha de llegar.
En una madre, amamantando a su niño, mientras los dos, con sus ojos, hablan de un futuro, que pronto vivirán.
En un matrimonio, de ancianos, que unidos por las manos, llevan un recuerdo, que sus ojos gritan en memoria, que sólo ellos sabrán.
En amantes, prohibidos y en pecado, que jugando con la suerte, buscan la
soledad, en aras de su amor.
En el flamante abuelo, que de su dedo está prendida, la mano de su nieto,
que tanto esperó y hoy, con gran orgullo se pasea, por amigos y vecinos, mostrando el amor, que su sangre heredó.
En la primavera, ruidos de gorriones, que despiertan al amor, en los brotes
que serán bellas flores y crecerán en el mes del romance, que año a año se
renueva, sin preguntar a la luna sin preguntar al sol.
En el campo y después de la siembra, en que el campesino, se prepara, para
recoger los frutos, que con su sudor lo premió.
En el poeta, que desde su ventana, sabe que hoy será el día, de su mejor
composición, porque su amada, lo está buscando y de esta forma, serán
dos.
¿ Quieres encontarme ?
¡ Ya sabes donde estoy !
Mario Beer-Sheva

martes, 2 de noviembre de 2010

Ya Nada Me Llama La Atención


Ya nada me llama la atención, viniendo de ti.
¿ Será que por tu sangre, corren ríos de palabras, que juntado en la oración, forman los poemas, que leo de tu corazón ?
¿ Puede ser, que tus suspiros son notas musicales, que crea un pentagrama y al
leer la música se transforma en un poema, dedicado al amor ?
Ya nada me llama la atención, viniendo de ti.
Los premios por tus trabajos, bien merecidos los tienes, pero de ninguna manera, opaca tu maestria, de ver la vida y escribir sobre ella. Escribes con una experiencia, mucho mayor que tu edad. Tus letras hablan de una edad, que seguramente no tienes, pero se nota que has vivido, lo suficiente, para conocer el amor y el olvido.
Eres una buena amiga y una excelente poeta, manejas las letras con mano firme y corazón tierno. Tienes un lugar en la historia, como poeta y tus
letras conquistan el corazón.
La suerte me ha sido fiel, el haberte conocido, como poeta y mujer.
¡ Gracias !
Mario Beer-Sheva

De Tarde En Tarde


Sólo, muy de tarde en tarde, me acuerdo de ti y únicamente, en ese momento escucho tu voz, oigo tus suspiros, creo en tus llantos, comparto tus risas, festejo tus promesas, creo en la bondad de la vida, en la justicia de los hombres y el temor a Di-s.
Pero, muy de tarde en tarde, me arrepiento de nuestro amor, que agonizó. Hay cosas que no se puede olvidar y otras, que no deseo hacerlo; como olvidar el calor de tu cuerpo, en mi cuerpo, tu boca que besa, tus labios que queman, tus manos,
curiosas, que cubre mi cuerpo y me promete amor.
Cuando, muy de tarde en tarde, recuerdo nuestras aventuras, nuestro caminar, por calles y avenidas, sin ritmo y sin concierto, siguiendo, sólo, la marcha de nuestro deseo, que apura el regreso a nuestro nido de amor, donde habíamos perdido la verguenza y sólo la locura, mantenía nuestra unión.
Créeme, muy de tarde en tarde, mi mente se abre y como atropellando, salen recuerdos, recuerdos que deberían haber muerto, pero viven y buscan la luz, flotan en el olvido, pero no se ahogan, ni se pierden en los vericuetos del tiempo.
Pienso, muy de tarde en tarde, que lo nuestro fue salvaje, como si quisiéramos herirnos en lugar de amarnos y nos herimos, con saña, rabia
y rencor; sin nada que lo explique, sin respuesta.
¡ Es uno de los tantos misterios, que tiene el amor !
Y ahora, que mi cuerpo enfermo, tiene poca vida.
Te pido, muy de tarde en tarde, me recuerdes corazón.
Mario Beer-Sheva

domingo, 31 de octubre de 2010

La Herencia Del Amor


He recibido una herencia, que mi padre, al morir, me dejó su ciencia y yo
hoy me pregunto: ¿ que puedo hacer con ella, si nada entiendo, si nada comprendo ?
Mi padre, que en paz descanse, escribio y escribio, en cuadernos y libros. Mi padre creía que yo entendería y no fue así, no entendí.
En cada hoja, que conseguía escribia,
relataba, comentaba y decía: que lo que el había escrito era tan importante que pasaría a la posteridad, en ningún colegio faltaría, todas las universidades las tendrían y sería obligatorio que los novios lo leerían, solo al verse y conocerse con quien sería su mujer ideal.
No pasó mucho tiempo, cuando un anciano llegó a mi casa y se presentó como poeta y experto en el amor. Ofreció comprarme todo lo que mi padre había escrito, muy contento se lo vendí: *Estimado señor poeta: ¿ que hará usted, con esos libros y apuntes, libretas y anotadores ?
Le pregunto como una curiosidad, a su empeño por comprar, escritos por lo que nada vale, según mi parecer. Le agradezco que me los compre, en caso contrario, los hubiera tirado, para mi no tienen ningún valor.*
**Hijo, hubieras cometido un crimen atroz. Tu padre, fue el mejor poeta, que el Señor en la tierra plantó y le otorgó el privilegio de conocer, en profundidad, el amor. Tu padre, todo anotaba, no hay nada que le faltaba para conocer el amor. Es imposible sin antes leer, lo que tu padre escribió**
Es así, como la herencia unos pesos me dejó, no puedo quejarme del viejo poeta, pero hay algo que no entendí. Nunca estuve enamorado y si lo estuve, nunca lo comprendí.
Mario Beer-Sheva

Macho Burlado


Como un animal en celo, te buscaré con mi olfato, hasta llegar a tu madriguera y
ahí esperaré, cuando te asomes, caeré sobre ti con la rabia del macho burlado.
Y serás mía, con llanto o placer, pero serás mía al fin.
Espero que esto te sirva de lección y no olvides lo peligros que es jugar, con el
amor, hasta que se vuelve deseo y descontrola, al hombre, transformándolo en animal, sin pensamiento y sólo instinto.
Tus coqueteos son peligrosos, si abusas de ellos y tu lo has hecho y ahora, de verdad, pagarás por ello.
Eres una hermosa mujer, no necesitas jugar con fuego, tu rostro, de mujer
deseada que pide a gritos un romance, se arriesga en la hoguera como una
mariposa a la luz.
Mi amor por ti, fue sincero y noble y hoy sólo el odio me mantiene en pie. Esperando el momento de atacarte, con saña y rencor.
Eres coqueta y te gusta jugar con los hombres, llevándolos hasta el límite
que tu, sin pudor, provocas, hasta que ellos pierden el control...
Veo que sales de tu casa y moviendo tus caderas, como el bote en el mar,
pasas a mi lado, sin saber quien soy. Tus grandes ojos miran hacia el frente, quizás buscando a quien enamorar...
Yo, andrajoso, como me dejaste, bajo la cabeza y con poca verguenza, te pido perdón.
Tu, con la frente altiva, tu burlona sonrisa, pasas a mi lado...
¡ No sabes quien soy !
Mario Beer-Sheva

Nunca,nunca


Salta, baila, ríe, canta, sal a la calle y abraza a todos los que se cruzen. Ríete de la vida, no permitas que la vida borre tu sonrisa. Acaricia a los niños, ayuda a los ancianos a cruzar las esquinas y saluda a todos los que
viven en tu barrio.
Viaja sólo a pie, conocerás las calles, si alguien pide limosna, invítalo a comer.
Si encuentras una florería, compra todo lo que puedas y repártelas entre las damas, de
cualquier edad. Enamórate de las flores, de
los jardines, parques y plazas, son lugares para el amor.
Si vas a la playa, tírate en la arena, hasta ser parte de ella y si subes a la
montaña, grita fuerte, El te escuchará.
Entra a tu trabajo silbando, murmura una canción, mientras trabajas y silba cuando te vas, hasta mañana, el día a comenzar. Y así te harás conocer, puede que comenten: el loco de la vida y tu contesta: el loco enamorado del vivir, es lo que soy.
Pero presta atención, mucha atención. ¡ Nunca, nunca, te enamores de una
mujer !
Enamórate de una flor, de una mascota, de un cuadro, de un paisaje, de un libro, de una composición musical y si es necesario llora de un sentimiento
de la belleza que te has enamorado y ha despertado en tu alma, lás lágrimas, de la emoción.
¡ Pero te pido por favor ! Nunca, nunca, te enamores de , tu sabes quien...
Mario Beer-Sheva

sábado, 30 de octubre de 2010

Tenlo Presente


Si la vida te da limones. . .
pide hielo, ron y azúcar y
llámame.

No Soy Poeta...


He recibido tu poema, misteriosa poetisa, escribes como los ángeles y sufres de amor. Intentaré contestarte, con palabras sencillas, que brotan de mi corazón.
Espero que mis palabras, puedan aliviar tu pena, que es pena de amor, no soy poeta, lo notarás por mi escritura, que no lleva orden, ni música de consuelo, pero que entiende tu duelo de amor.
¿ Quien eres, como te llamas y porque tu corazón, llora de pena, querida mía ?
Acaso nunca viste, la magia de un amanecer o una noche, de luna plena, que las estrellas, son el manto que te envuelven, en la pasión. En la urgencia, que el idilio calienta la carne, como el Dante en un infierno de locura y desborda al amor.
Si yo pudiera, con mis palabras, simples y sencillas, contarte que es lo que grita, con cada latido, que empuja la sangre, que recorre mi cuerpo y me mantiene con vida, mientras leo tus poemas de amor.
¡ No soy poeta, eso lo sabes !
Hoy quisiera serlo y con mi pluma te escribiría versos, que calme tu dolor y mis letras serían el bálsamo, que adormece el espíritu y al despertarte, al nuevo día, será la esperanza de una nueva vida, de un nuevo amor.
¡ Entonces, sí, podré conocerte y mi corazón, con alegría, dirá que eres mía !
Morirá el misterio, nacerá el amor.
Mario Beer-Sheva

viernes, 29 de octubre de 2010

Ira


Escucha esto con atención, hoy te hablaré de un sentimiento, que lleva el hombre, dentro de si.
Me refiero a la ira, esto que viene de nuestro interior, buscando la luz y derramando odio, revancha, castigo, dolor, sin contemplación, sin medida y alejados de las enseñanzas del Señor.
La ira, sin tiempo ni espacio, brota sin aviso, invade nuestros pensamientos y conquista nuestras acciones. No tiene duración, puede ser de minutos o de años, de siglos y como una peste, invade el mundo, más rápido que la
misma luz.
Es indomable, o así muchos lo creen, vive dentro nuestro y trabaja noche y día, buscando amargar nuestros soles y hacer interminables nuestras noches.
¿ El que ama tiene ira ? ¿ El que tiene ira, puede amar ?
Las dos preguntas tienen la misma respuesta: ¡ No !
¡ Ama profundamente y con gran sinceridad, de esta forma, seguramente,
la ira no conocerás !
Y en las vueltas de la vida, si llegarías a conocer alguien con ira, déjalo a un lado, aléjate de él, es el mejor concejo que de mi recibirás.
La ira te hará vivir con dolor, en cambio, el amor te hará vivir, cada minuto de tu vida, dando gracias por haber venido al mundo y disfrutar de él.
¡ Gran diferencia ! ¿ Verdad ?
Mario Beer-Sheva

jueves, 28 de octubre de 2010

De Copas


Esta noche, es noche de recuerdos, es noche de dolor y de
copas. Es cuando el alma, golpea fuerte, el corazón y este,
dolorido, suelta lágrimas, de sus ojos enrrojecidos y se abren las puertas de la memoria, del querer que se perdió.
Arrimesé, amigo, a esta mesa y acompáñeme con una copa, mientras le cuento la triste historia, que no puedo olvidar.
Fue en este bar, fue en esta mesa, donde la amistad se transformó en amor y el amor, al poco tiempo, murio en la boca de ella y ella me abandonó.
Desde entonces, amigo, me acerco a esta mesa y después de varias copas comienzo a cabecear, hundiéndome en el sueño del alcohol, que obnubila mi mente y así viene el descanso, de la memoria, que no puede olvidar.
Algunos dicen, que noche a noche me emborracho, créame que no es así, tomo para ver si puedo olvidarla y tomando olvido, pero mañana, nuevamente, se abrirá las puertas de los recuerdos, la puerta del dolor y sólo las copas saben calmar y adormecer, mi gran pesar.
No soy borracho, amigo, tomo para olvidar y poder seguir viviendo un día más. Copas que me dan la vida de seguir arrastrando este dolor, infernal.
¡ Esta noche, es noche de copas, que aplasta el recuerdo y calma el dolor !
Créame, no soy borracho, sólo un herido del amor.
¿ Acaso, usted conoce un remedio mejor ?
Mario Beer-Sheva

domingo, 24 de octubre de 2010

La Palabra del Poeta


¡ Atención, atención ! Pido de ustedes, la atención y en pocas palabras, sabran quien soy.
Soy poeta y hoy he llegado a este pueblo, me he detenido en esta plaza y aprovechando que es domingo, quiero ofrecerles mis conocimientos, que alegrarán vuestros corazones.
El costo será insignificante, a cambio de las lecciones, sobre el amor, que de mi recibirán.
Pertenezco a una familia, que somos expertos, en esta cuestión y salimos, todos los años, con la primavera, a divulgar nuestra opinión, sobre lo que llamamos amor.
Puedo contarles algunas de nuestras experiencias, que les costará creer. Hemos tenido casos, de muchachos, tan serios y callados, que a ninguna chica, pueden convencer. Y de pronto, con las primeras lecciones, los chicos se han destapado y uno de ellos, quiso casarce con tres.
Otras anécdotas tengo de las niñas, que ya quieren amar y en nombre del amor, algunas de ellas...¡ Mejor no cuento más !
Estaré unos días en el hotel, pueden venir a visitarme, sólo deben traer la verdad y cada caso, escucharé y enterado del problema, la solución les daré.
Hay momentos, que los amores, están enamorados, pero no se encuentran, mi trabajo, en ese caso, es buscar la unión, entre la pareja, para el cambio de sus vidas, que fueron solitaria y hoy entre dos, disfrutando de la vida.
También están los *amores enfermos*, que se casaron enamorados y a los pocos años, este virus maligno, los atacó sin piedad. No deben tener temor, para este mal tengo la cura, con la garantía que volverá la felicidad.
Los invito a que me visiten y les garantizo que verán la vida de otra manera. Podrán, ustedes, disfrutar del sol y la luna, de noches estrelladas o noches oscuras, esperarán el futuro con una sonrisa en los labios y echarán, de vuestros corazones el miedo, para dejar lugar a la felicidad.
¡ Entonces sí, amaran de verdad !
¡ Y este poeta, recompensado quedará !
Mario Beer-Sheva

viernes, 22 de octubre de 2010

Historia y Sus Raíces


La noche, aún no había terminado, yo listo, con la mochila al hombro, esperando las primeras luces, para huir del pueblo, para huir de ella. Y si era posible olvidar pueblo y ella. Me puse en marcha, dirección sur, buscando alejarme del daño que recibía.
Al rato, no más, la luna se fue con un *buen día* y el sol ocupó su lugar, con *así será*.
Con las primeras luces apuré mi marcha y con algunos trancos, el pueblo quedó atrás y el perfume de ella fue historia, para mi alma herida.
¿ Como la quise ? ¡ Le rogué, le supliqué !
Todo fue en vano; ella no quería dejar su pueblo, donde había nacido, enterrado a sus abuelos, a sus padres, donde vivian sus amigos, compañeros de colegio, de aventuras, nada de eso quiso dejar.
Me juró que me quería, pero estaba enamorada de sus raíces, tradiciones y costumbres y prefería perderme antes de perder su historia...
El viejo, de barba larga y blanca, con su carro, con muchos años y su caballo, flaco
y manso, se detuvo a mi lado y ofreció llevarme. No pasó mucho tiempo que le conté mi historia y esto fue lo que me contestó:
Hijo: el amor es muy bonito, puede morir o nacer, puede cambiar o durar una vida, puede ser correspondido o rechazado, puede ser dulce o tener gusto a hiel, puede que la suerte te acompañe o te abandone en medio de la vida. La historia, en cambio, es la partitura del músico, la continuidad de una vida que heredaste, la herencia que dejarás.
¡ Tu amada no está equivocada !
Las costumbres de algunas tribus, de casarce entre ellos, era seguir la historia, de
generación en generación...
¡ Detenga el carro, abuelo, debo bajar ! Y mirando hacia el norte me puse a correr.
¡ Hijo: olvidas tu mochila !
¡ No la necesito, abuelo, mi historia está en el pueblo, que recién, abandoné !
Mario Beer-Sheva

jueves, 21 de octubre de 2010

El Vino y El Amor


Quiero compartir contigo, un secreto, sin igual, que seamos amantes, antes que los años nos consuman. Quiero escuchar tus suspiros, de mujer satisfecha, quiero ver tus labios sonreir, y tus
ojos, con la chispa del goza, te sientas dueña de la alegría, de nuestra forma de amar.
Quiero que escondamos, nuestro secreto de amor, ante los ojos de los hombres y sólo la luna, en las noches de luna llena, esté enterada, de nuestro magnífico pecado. Que es el pecado de amar.
Quiero que mi sueño, no sea un sueño, que sea real y tenerte entre mis brazos, junto a mi, toda la noche, hasta que el lucero desaparezca del firmamente y pueda verte a la luz del día, una vez más.
Quiero dejar de soñar contigo y pases a hacer algo real. No quiero hablar de pecado, el amor no es un pecado, pecado es no saber amar, con alma y vida, a la persona que quieres pasar tu vida. ¡ Eso es pecar !
¿ Acaso no hemos nacido para amar ?
Hemos llegado al mundo, para amar y ser amado. El amor que no se entrega, se termina por perder. Amar es como un ejercicio del espíritu, necesita ejercitarse para no perder su valor.
Hasta el vino añejo, necesita bordalesa de madera, especial, para mantener su calidad.
Nacemos con un amor interior, en nuestro cuerpo y como el buen vino debemos entender que:
¡ Si el envase no es bueno, el vino se vuelve ácido y nuestro amor también !
Mario Beer-Sheva

miércoles, 20 de octubre de 2010

Pompeya, con Penas y Olvidos


Hay momentos, como hoy, que las penas, que duermen en el fondo de mi alma, se despiertan, buscando el aire, de la superficie, que se transforma en recuerdos y ellos
me hacen llorar. Es cuando tomo a Pompeya, mi fiel guitarra, tenso sus cuerdas y arrancando con la bordono,
esta poesía suelo recitar:
Vidala de las penas, quiero que escuches estas estrofas y que te hagan dormir.
Descansa en el fonde de mi alma, que ahí vivirán, mientras viva yo.
Vidala del dolor, no me hagas sufrir, ya bastante daño, de ella, recibí.
¡ Vidala, vidala ! Necesito que te duermas y yo podré vivir.
Pompeya, mi querida guitarra, te agradezco por tu sonido, que acompañan a mis pobres versos. Y con tus hermosos rasguidos y mi garganta, tapada de olvido, hemos conseguido que el sueño calme a la vidala de las penas, a la vidala del dolor.
Será hasta otro momento, querida Pompeya, que nuevamente te buscaré a vos y juntos enfrentaremos a la memoria, que es nuestro enemigo mayor.
¡ Descansa, Pompeya, ya habrá otra ocasión !
Mario Beer-Sheva

martes, 19 de octubre de 2010

Ladrona


¡ Ladrona !
No, no creas que he venido a despedirte, el tren está próximo a
partir y antes, he venido a gritarte en tu cara, para que la gente sepa: ¡ eres una ladrona !
Te llevas todo lo que has podido cargar.Ropa, que te he regalado y te pertenece, joyas, que con esfuerzo compré y hoy son tuyas, dinero, que según tu has ahorrado, adornos, de valor y sin valor, cuadros, que quien sabe de donde los has sacado. Me has dejado
puertas y ventanas, techos y paredes, el resto te lo llevas, como el campo de batalla, en que has vencido y arrasas con todo lo conseguido.
¡ Ladrona !
Debe ser tu nombre y apellido, porque nada has ganado, todo lo has conseguido por tu estilo de mujer, coqueta y seductora. No necesito que me des cuenta de nada, haber podido conseguir que me dejes, es sentirme dichoso y feliz. Me siento
bien recompensado.
¡ Ladrona !
No lo niegues, eres una ladrona. Me has dejado sin amigos y eso que con varios has salido, sin parientes, que no quieren nada saber de ti y hasta me dejaron de visitar, desde el día que te vieron a mi lado.
Y hoy estoy aqui, en el anden, antes que parta el tren, ladrona, me has robado el corazón, me has dejado con un dolor que atraviesa mi pecho, como un cuchillo en
la piel.
¡ Ladrona !
Devuélveme, mi tranquilidad, mi sosiego, mi paz. Deja que pueda mirar, nuevamente, en la cara a la gente, sin sentir el rubor, de haber sido tan torpe de
enamorarme de ti.
El tren ya parte y con toda mi voz, le grito a la gente:
¡ Amigos, demos vivas y aleluya ! La ladrona acaba de partir.
Mario Beer-Sheva

lunes, 18 de octubre de 2010

Una Lección de Amor


Abrázala con los dos brazos, que las manos de ella estén apoyadas en tu pecho, nunca con el puño cerrado. Apriétala con suavidad, con ternura, búscale la boca y
bésala hasta tocar sus dientes. Bésala en los párpados,
suave y prolongado. Bésala en las sienes, pasando por la frente, besa su cuello, acaricia su nuca y en su oído, deposítale las palabras del presente, con imagen de futuro. Esquiva el pasado, el pasado no tiene importancia.
Tu voz será suave, como la pluma en el aire, tierna y clara. No dejes que hable ella
no tiene que decir nada.
Dile que la amas con pasión, dile que la amas con pasión y deleite, que sus besos tienen el gusto a la golosina más fina y por un beso de ella darías tu vida, sin cuestión.
No le pidas nada, sólo una sonrisa a tanto amor. Y júrale que sin ella no eres nada, que te ha robado el corazón. Que su presencia es el sostén de tu vida y sin corazón, morirás.
Es importante que sepas la diferencia en el llorar. Si llora bebe sus lágrimas, si el gusto, de ellas, son salobre, está llorando de dolor, si en cambio, su gusto es a miel, llora de alegría o de pasión.
Y entonces, podrás decir:
¡ Está todo bien !
Mario Beer-Sheva

domingo, 17 de octubre de 2010

Mañana, Será el Hoy que Pasó


La magia caprichosa, que muchas veces no entendemos, del destino, se cruzó en nuestro camino y nos unió. Nos vimos envueltos en una maraña, sin flores ni hojas, pero fue una enredadera de ilusiones, como dos almas gemelas, que ríen o
lloran, en la escritura que nosotros creamos y tanto creemos.
Lo escribimos y lo publicamos, a la vista de aquellos que quieran leerlos, porque
según nuestro decir: somos poetas y los poetas no tienen vida privada, para esconderse tras ella.
Los años pasarán y dejaremos pequeñas, o grandes huellas en nuestra vida de escritores.
Por ríos y desiertos, montañas y valles, mares y lagos, navegaremos en los ecos, para hacer conocer nuestro pensamiento escrito y los cuatro vientos sabrán de lo nuestro.
Nació en una amistad sin rostro, sin voz, sin mirarnos a los ojos, sin saber quienes somos o que buscamos los dos.
Las letras nos unieron, las palabras nos dieron confianza, las oraciones, una gran amistad.
Y después de la amistad, cuando fue imposible detener, nació en nosotros una duda:
¿ Se puede vivir de ilusión ?
¡ La ilusión es un misterio, ya que mañana no será hoy y no sabemos que pasará!
¡ Se puede vivir de ilusión !
¿ Acaso no lo estamos haciendo ?
Mario Beer-Sheva

Amigo, Lee y Difunde


Curioso, amigo lector, hoy quiero hablarte de una extraña enfermedad, es tan extraña que es mala tenerla y es peor cuando nos falta.
Hoy quiero hablarte del amor. Del amor entre un hombre y una mujer, de sentirse amado o rechazado, por cierto, las dos son malas y peligrosas.
¡ Así que presta mucha atención !
No hay vacuna para este virus, que ataca, de repente y muchas véces a traición. El amor viene envuelto, con papel de regalo, con vistosos colores, que te llamarán la atención.
Un enorme moño gritará que lo desaten, ten cuidado por favor. El tamaño del
paquete será el tamaño de tu corazón. No hay forma de resistirse, seguramente lo
abrirás por simple curiosidad. Y será, en ese momento, que la enfermedad maligna ataque tu cuerpo y pases a ser un simple mortal, en las redes del amor.
No te resistas, es peor, cuanto más te resistes, como tela de araña te cubrirá y con mucha fuerza, hasta el aire te sacará.
Comenzó como un juego, pero ten presente que no lo es, toma en cuenta, que es un juego con trampa y tu risa feliz, en una dos y tres, puede transformarse en un
mar de lágrimas, que las olas te arrastren, hasta un profundo océano donde encontrarás la muerte. Esto se conoce como *morir de amor*
No hay defensa, no hay cura, no hay tratamiento que cure este mal. Si, hay prevención, a ti, que eres mi seguidor, no te puedo esconder:
¿ Abrir un paquete, envuelto en hermosos colores y llamativo moño ?
¡ Deja que lo haga otro !
Palabra de un viejo zorro.
Mario Beer-Sheva

viernes, 15 de octubre de 2010

Verguenza, déjame contarle


La verguenza me produce un gusto amargo, en la boca, camina por mi cuerpo, se apodera de mi sueño, no me deja vivir.
Quiero conocerte, conocer tu rostro, verte caminar, oír tus suspiros, ver tu boca, sonreír y si acaso tu tristeza, mojara tus ojos quiero besarlos hasta que tus lágrimas desaparezca y vuelvas, tu a reír.
Nada de esto puedo hacer, la verguenza me carcome, haberme enamorado de alguien que no conozco y quizás nunca conoceré.
¿ Tu eres mujer o acaso un hada o quizás un ángel, o tal vez no eres nada? ¡ Pero
vives dentro de mi !
Estamos atados, con un fino hilo y los dos suspiramos, al escribir. Nuestros poemas son similares y similar es la forma que vemos la vida y gozamos del amor, sin gozar.
Hay veces que me pregunto, si algún día nos conoceremos y llegado ese momento como debo saludarte. Yo quisiera estrecharte en mis brazos, ¿ te parece bien ?
o deberé darte la mano y un beso en la mejilla, como buenos amigos y sin intención de amarte con frenesí, con amor atrasado y reprimido, o llenar tus manos de besos que son las que escriben y que al leerlas,me mantiene alerta y feliz de recibir de ti.
Somos poetas y es todo un riesgo, ya que al escribir abrimos nuestros corazones y
dejamos,que nuestras fantasías e ilusiones, vuelen a sus anchas, repartiendo el
cariño sin medir la distancia y las consecuencias que puede traer.
Tengo verguenza, mucha verguenza y es por eso que en voz, muy baja, que sólo tu
escucharás como un secreto bien guardado: Quiero conocerte.
¡ Eso es todo !
Mario Beer-Sheva

martes, 12 de octubre de 2010

En Busca De Novia


¡ Señora, si me permite, quiero hablar con usted !
En algún lugar, he escuchado que es madre, de tres hijas solteras, con edad de casarce y formar un hogar.
Quiero que sepa, señora, que mis referencias son inmejorables, dispongo de educación y buenos modales ,
mis padres pueden ser la garantías de mi vida ética y moral. No le nombro los vecinos, ¡ porque a muchos de ellos, les gustan hablar por hablar !
Usted es una señora, que ha vivido sus años y los lleva muy bien, se habrá dado cuenta que soy un candidato, de cuenta tener.
Mi capital no es muy importante, pero igual se lo mencionaré; soy dueño de un
supermercado que está en el horizonte, de aqui lo puede ver, con una sucursal en el arco iris, que después de cada lluvia usted lo puede mirar.Hace unos días y con
el ánimo de casarme, compré un lote, en la luna y ya envíe varias toneladas de miel. Quiero que mi viaje de boda, sea inolvidable y muy dulce, también.
Usted que conoce de climas, sabrá comprender, que me gusta el verano y detesto el invierno y es por eso, que en el sol, tengo una casa de fin de semana, con salida al lago. Dispongo una lancha, con la cual salgo a pescar. Sepa, usted señora, que me encantan los baños de luna en la noche y de día, en la mañana temprano, me
suelo tostar al sol.
El trabajo, no me preocupa, porque nunca trabajé, esas cosas se las dejo a mi padre, que es mi mejor amigo y lo ha demostrado durante años, ya que siempre trabajó. Preocupado por la salud de mi padre, todas las noches rezo por él.
Como le dije, hace un momento, conozco su situación, al tener tres hijas, si me caso con una, las otras dos, se verán acomplejadas. ¿ Que le parece, señora, si me caso con las tres ?
¡ Señora, señora, no se valla, no me deje, necesito de usted !
¿ Donde va, señora, acaso no me escucha, es sorda, tal vez ?
¡ Si las hijas se parecen a ella, de una buena me salvé !
Mario Beer-Sheva

lunes, 11 de octubre de 2010

No Quiero la Vida sin Ella


No quiero que la gente me mire, en mi rostro, se nota la verguenza de haber sido, engañado nuevamente, por la misma mujer. Por ella perdí mi honor, mi familia, mi trabajo, mis amigos y hasta el mismo Di-s.
Nada me queda, ella se fue y se llevó mi amor, me ha quedado un dolor en el pecho, que hasta la muerte sabré de él.
¿ Acaso esto es vivir ? ¡ No, no es vivir, soy un muerto en vida, eso es lo que soy !
La amé con locura, cuando la vi por primera vez y a los pocos meses, se fue con otro hombre *que la quería de verdad* y yo, me quedé con mi tristeza, masticando bronca, rezando maldiciones, hasta que un día volvió. Y en mi locura, la dejé entrar y la perdoné sin preguntar...
Y hoy, quiero confesarles la verdad: ¡ está preparando sus valijas, para nuevamente
partir ! Tiene un nuevo amor *más joven e instruido, que verdaderamente, la hará feliz*.
Le rogé que se quede, apenas me escuchó. La acompañé a la puerta, donde un taxi ya estaba, para llevarla a su nuevo amor.
Le supliqué que no se valla, que sin ella no podría vivir y así de ella me despedí:
Te vas y te llevas todo, sin ti no puedo vivir. ¡ Llévame contigo !
¡ Me metí el arma en la boca !
Y con ella me fui.
Mario Beer-Sheva