jueves, 17 de agosto de 2017

**Nada**










Hoy no escribiré porque nada tengo que decir, nada tengo que pensar,

nada siento en mi mente para traerlo de mi interior a la superficie de

 mi vida vacía y sin futuro. No escucho una voz que me ordene escribir

sobre un tema cualquier, tema que como una chispa encienda mi alma.

¡No tengo tema, no tengo opinión! Mis reflejos están dormidos o quizás

han muerto por falta de alimento que mi alma desahuciada ha dejado de

producir.

Está amaneciendo quizás cuando el sol alumbre pueda alimentar la vieja

y seca pila que le de vida a este escritor que todo perdió.

Me faltan las Musas, si es que existen, me falta la mecha que alumbre mi

mente y que despierten a mis manos, sobre el tablero, para comenzar a ver, con su luz, la senda a caminar y a las palabras llegar.

Palabras que forman oraciones y dan vida a alguna historia que despierte

a mi alma dormida, mustia, como la flor en el otoño.

Un día llegaste a mi vida cuando no te esperaba trayendo la luz que como

un truco de magia; creo en mi la necesidad de escribir  y contar las cosas

buenas que recibió mi corazón solitario.

Hoy que te has ido me pregunto porque al irte te llevaste mi inspiración.

Llévate todo no me dejas nada lo único que te pido que no te lleves mi

espíritu que está plagado de palabras, que quieren salir de la nada, para

entrar en la frase escrita para componer y divulgar.

Mis ansias de escribir, que es mi verdadero amor, ha fallecido por grave

tristeza, por grave soledad.

¡Descansa en paz, escritor!

Mario Beer-Sheva


“Conocerte a ti mismo es el principio de toda sabiduría” Aristóteles.-   

viernes, 11 de agosto de 2017

**Amo Los Sueños**






Sueño que sueño y en mis sueños te veo a mi lado, mis brazos rodean

tu cuerpo, mi boca besa tus labios, mientras palabras de amor en voz

baja, solo para tus oídos, murmuran con pasión.

Escucho tus jadeos que aumentan mis ansias y aunque sé que es un

sueño disfruto con el momento que despierta recuerdos en mi corazón.

No quiero despertar; la realidad es cruel y produce dolor los sueños, en

cambio, son bonitos alegres y rebosan de amor. Y cuando un sueño no

es agradable se consume con la luz del sol.

Amo los sueños como amé las aventuras con finales felices o los cuentos

de hadas que siempre había un caballero, que luchaba y triunfaba por su

amor, rescatando a la dueña de su corazón.

Amo los sueños; prefiero los sueños a la realidad con sus injusticias que

nos recuerda el dolor de verdad.

Amo los sueños más que a la realidad porque los sueños se diluyen con el

sol, pero confío que en la próxima noche volverán a hacerme feliz y solo

debo esperar que pase el día y al volver las estrellas volveré a soñar.

Sueño que sueño. Y en mis sueños la amo sin tapujos, sin nada que esconder,

con solo la verdad que los sueños nos permiten crear

¡Que más puedo pedirle a este sueño de amor!

Mario Beer-Sheva


“Los principios sanos resisten todas las enfermedades” José Narosky.-

lunes, 7 de agosto de 2017

**Navega En Tu Vida**












Que tengas una larga y feliz vida; sin temor toma tu bote e intérnate

en el mar, con el viento a tu espalda, las velas hinchadas, tus firmes

manos aferrada al timón, sorteando algunos obstáculos que no te hará

perder el rumbo, hazle frente al destino que tu mismo elegirás con gran

valor.

Tengo confianza en ti vienes de una sangre valiente que sabe de caídas

y tropezones, de intentar una y otra vez y nunca claudicar y al fin a lo

lejos veraz el horizonte como un nuevo amanecer y sin pensarlo de tu

fortaleza interior, mostrando la fuerza de tu carácter, conseguirás llegar

a tu objetivo venciendo las dificultades que la vida suele tener.

Siempre tus manos atentas al timón; no solamente en las tempestades

vigilarás el rumbo también en la calma chicha tu atención no debe

dormir porque cualquier distracción puede llevarte al desastre, nunca

querido y siempre esperado.

Puede ser que tu bote se balancee más de lo acostumbrado; no temas en

la vida todos los días rendimos examen y muchas veces lo que creíamos

como un hecho termina en calamidad. El movimiento del bote puede ser

pequeñas olas o una tormenta a naufragar.

Navega en tu vida lento pero paso a paso con cuidado y hacia el rumbo pensado y entonces tendrás una larga y feliz travesía.

¡Buen viaje marinero, el mundo te espera ve a conquistarlo con gallardía!

Mario Beer-Sheva


“Es la señal de una mente educada ser capaz de entretener un pensamiento

sin aceptarlo.” Aristóteles.-